Escritores bibliotecarios

Las bibliotecas son el paraíso de los escritores, y por ello Ángel Esteban dedica su último libro a 30 grandes literatos que fueron bibliotecarios con el objeto de “luchar contra el derrotismo” frente a los que dicen que desaparecerán y a los que advierte: “Nunca acabarán con el libro de papel”.

“El escritor en su paraíso” es el título del libro de Esteban (Zaragoza, 1963), catedrático de Literatura en universidades españolas y norteamericanas, que, editado por Periférica, está prologado por el premio nobel de literatura Mario Vargas Llosa, uno de los grandes autores que, en algún momento de su carrera, fruto del azar o no, fue bibliotecario.

Vargas Llosa recuerda el “inmenso placer” que le han deparado las bibliotecas y piensa con tristeza que quizá sea la suya la última generación que conozca una experiencia semejante “si, como no es imposible ya pensar, las nuevas generaciones de escritores trabajarán rodeadas de pantallas en vez de estantes”.

Así, advierte, “la materia de los libros no será el papel sino el cristal líquido de las computadoras”.

En una entrevista con Efe, Ángel Esteban se muestra convencido de que nunca se podrá comparar la lectura digital con la de un libro real, “con su portada, sus páginas, su olor, su textura, su presencia física”.

A pesar de lo natural de la relación entre escritor y biblioteca, alguno de los casos que relata Esteban fueron fruto del destino y, entre ellos, subraya el del cubano Reinaldo Arenas, un “guajiro” del campo, sin educación y sin cultura, que llega a la capital y entra casi por casualidad a trabajar en la Biblioteca Nacional “y se hace escritor en ese entorno, por puro instinto literario”.

Otro de los que llegó casualmente al mundo de las bibliotecas fue Giacomo Casanova: exiliado con 60 años conoció al conde de Waldstein, que le ofreció dirigir una biblioteca en Bohemia. Ese retiro permitió al famoso seductor escribir una obra maestra: sus memorias.

En cambio, dice, hay escritores que necesitan el contacto casi físico con los libros y las bibliotecas y, por tanto, “sin ellos y sin ellas, son poco menos que parias”.

Jorge Luis Borges “siempre tuvo una obsesión” con las bibliotecas. Fueron para él “un paraíso absoluto, algo que calmaba de modo perfecto su sed de conocimiento y de placer intelectual”, pero también “un laberinto, y el laberinto peligroso era una de sus más recurrentes pesadillas nocturnas. Algo más que una obsesión”, señala.

No obstante, ha habido genios de la literatura que no necesitan el contacto tan directo con estos “lugares sagrados”.

Por ejemplo, Benito Arias Montano, el español que puso en marcha la Biblioteca de El Escorial y fue feliz recorriendo Europa en busca de los mejores tesoros. “Pero, cuando tuvo que volver a España y encerrarse en aquellos palacios como un ermitaño, sufrió una tremenda depresión”.

O el austríaco Robert Musil, que alegó problemas de salud para no tener que acudir diariamente a la biblioteca donde trabajaba.

Pero el caso más “radicalmente opuesto” al de Borges fue el de Marcel Proust. El único trabajo remunerado que tuvo en su corta vida fue el de bibliotecario, pero apenas acudía a trabajar, “mucho más preocupado por lucir su vestimenta y sus poses en los salones de París”, dice.

Ángel Esteban cuenta también cómo la literatura hizo un poco más llevadera la prisión para los rusos Dostoievski o Solzhenitsyn.

Destaca por su labor como gestores, además de a Borges, a Eugenio d’Ors, que se inventó las bibliotecas populares de Cataluña, que llegaban a todos los rincones de la sociedad catalana de principio del siglo XX; a Vasconcelos, que revolucionó el concepto de biblioteca en México; o a Menéndez Pelayo, “que dio su vida por los libros y las bibliotecas”.

Pero el mejor fue quizá, Goethe, al que considera “un prodigio que lo fue todo: escritor, científico, animador cultural en Weimar (reunió allí a los mejores escritores y filósofos de la historia de Alemania) y magnífico gestor”.

Fuente

Leer en la era móvil

Hubo un tiempo en que los textos formaban parte indisociable del soporte sobre el que se escribían, una asociación indeleble que vino a reforzarse con el surgimiento de la imprenta, de la mentalidad tipográfica. Esa ligadura entre texto y soporte inducía una forma de lectura sucesiva, silenciosa, continuada, reflexiva. Claro que esa ligazón entre materialidad, discursividad y lectura generaba un tipo de artefacto del que nos hemos rodeado los últimos siglos (al menos desde el II d.C.), los códices y luego los libros, similares en su arquitectura y en las exigencias que plantean. Es cierto que esta es una típica discusión de país alfabetizado, de país con acceso a bibliotecas públicas.

En aquellos lugares donde nunca ha existido la posibilidad de encontrarse con los libros, quizás el paso de la era de la oralidad a la digital no constituya objeto de disensión alguna, antes al contrario.

Esos objetos se dejan acarrear mal y distribuir aún peor y difícilmente llegan a algunos de los rincones donde, seguramente, más necesarios serían. La lógistica necesaria para hacerlos llegar a algunos rincones del mundo es costosa y no suelen existir empresas que asuman las inversiones necesarias.

Sin embargo, en la era digital, en la era de la tecnología y los soportes móviles, todo cambia: si el arraigado vínculo entre materialidad y textualidad desaparece y aquello que editamos o escribimos puede ser distribuido a través de la web a cualquier soporte digital, las barreras materiales y logísticas desaparecen en gran medida y la posibilidad de que los más desposeidos tengan acceso a los contenidos escritos, a los contenidos educativos, se expande y se agranda.

Eso es lo que dice la UNESCO en su último y recentísimo informe: Reading in the mobile era, leer en la era móvil y en la era de los dispositivos móviles.

De acuerdo con las estadísticas que pueden consultarse en el informe, las tecnologías móviles parecen haberse constituido en una verdadera alternativa a la alfabetización tradicional: la mayoría de los habitantes del África subsahariana no poseen un solo libro y en la mayoría de las ocasiones los libros de texto en papel que llegan a los centros escolares deben ser compartidos, unitariamente, por una media de 10 a 20 alumnos.

Los costes vinculados a la impresión y distribución de esos materiales es una de las razones de esa elevada medida.

Aun cuando pueda parecer chocante, en contrapartida, 6000 millones de personas (de las 7000 censadas), poseen un dispositivo móvil al tiempo que la cobertura global de Internet, siempre según datos de la UNESCO, puede llegar a alcanzar el 95% de esos territorios.

El 80% de los propietarios de smart-phones en esos países son todavía hombres, mientras que las mujeres leen seis veces más que el género opuesto (207 frente a 33 minutos mensuales según las estadísticas).

¿Qué sucedería si se facilitara el acceso de las mujeres a la tecnología, si se distribuyeran contenidos educativos digitales a través de esos dispositivos, si se allanaran las barreras ofreciéndolos mediante licencias Open Access, si se agrandara la oferta de textos infantiles y juveniles para el fomento de la alfabetización y si se tradujeran a idomas distintos del inglés? La UNESCO documenta, adicionalmente, un curioso efecto de retroalmientación positivo: por el hecho de poder leerse en dispositivos móviles, la motivación por aprender a leer, por procurarse una alfabetización básica, se ha incrementado.

El futuro de la lectura es, definitiva y afortunadamente, móvil.

Captura-de-pantalla-2014-05-28-a-las-18.01.30-219x300

Fuente

Deseo de chocolate

deseo-de-chocolate_9788408128335

Tres mujeres, tres siglos y la misma chocolatera de exquisita porcelana blanca: Sara:propietaria de un apellido que en Barcelona es sinónimo de chocolate, se enorgullece de dar continuidad a la tradición heredada de sus padres. Aurora: hija de una sirvienta de una familia burguesa del siglo xix, para quien el chocolate es un producto prohibido.
Mariana: esposa del fabricante de chocolate más famoso del siglo xviii, abastecedor de la corte francesa e inventor de una máquina prodigiosa.
A través de la pasión por el chocolate, Care Santos traza un apasionante viaje en el tiempo en el que recorreremos más de tres siglos de historia, desde su llegada a Europa hasta la sofisticación de nuestros días. Vibrante y adictiva, esta maravillosa novela es un exquisito placer para los sentidos.

Care Santos es autora de una extensa producción literaria que comprende ocho novelas, siete libros de relatos y un buen número de libros para jóvenes y niños, campo en la que es una de las autoras más leídas de nuestro país.
Ha obtenido el Premio de Novela Ateneo Joven de Sevilla (1998), el Finalista del Premio Primavera de Novela (2007), el Gran Angular o el Edebé de Narrativa para Jóvenes, entre otros.

Entre sus títulos destacan Habitaciones cerradas (Planeta, 2011), El aire que respiras (Planeta, 2013), Los que rugen (Páginas de Espuma, 2009), Pídeme la Luna o El anillo de Irina, entre otros. Su obra ha sido traducida a 18 idiomas, incluyendo el francés, alemán, italiano, holandés, turco, polaco y coreano.
Es colaboradora habitual de diversos medios de comunicación, crítica literaria del suplemento El Cultural de el diario El Mundo y codirectora de la plataforma La tormenta en un vaso.

Quino se alzará con el Premio Principe de Asturias.

Joaquín Salvador Lavado, ‘Quino’ (Mendoza, 1932), se alza con el Premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades, según informa ‘La Nueva España’. El jurado, presidido por Víctor García de la Concha, director del Instituto Cervantes, dudó hasta el último momento entre tres candidatos, aunque el creador de ‘Mafalda’ era el claro favorito.

El jurado que ha otorgado el Premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades 2014 ha destacado “los lúcidos mensajes de ‘Quino’, que siguen vigentes por haber combinado con sabiduría la simplicidad en el trazo del dibujo con la profundidad de su pensamiento” y ha valorado “el enorme valor educativo” de su obra.

ma44

Entre otros reconocimientos, Quino recibió la medalla de Oficial de la Orden de las Artes y las Letras de Francia en 2012, y fue nombrado Caballero de la Orden Isabel la Católica en 2005.

El premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades consta de una escultura diseñada por Joan Miró y 50.000 euros en metálico, además de un diploma y una insignia representativa.

Más información

 

 

 

La chica de los ojos del color de mi piscina

lachicadelosojosa-u670

Jaime es un ejecutivo que lo ha dejado todo para convertirse en coach. Entre sus clientes están Carlos, directivo de una teleco, y Nadia, ejecutiva de una firma de cosméticos. No tienen nada que ver el uno con el otro, pero cuando el novio de Nadia halla un archivo secreto en el sistema de Telecomunica, la empresa de Carlos, las vidas de los tres personajes dan un vuelco inesperado.

Así se desencadena una vertiginosa historia de amor en una trama de corrupción, sensualidad, muerte y traición donde convergen las altas esferas empresariales y el mundo del coaching, el innovador método para el desarrollo personal y profesional.

Un thriller trepidante lleno de enseñanzas de vida e intriga que no dejará a nadie indiferente.

Jorge Salinas (Granada, 1959) trabajó durante doce años en el sector farmacéutico hasta incorporarse a la consultoría en recursos humanos, donde dirigió tres firmas multinacionales antes de hacer realidad su visión de construir una vida más alineada y congruente con sus valores personales y profesionales, y convertirse en coach.

Es presidente de Atesora (www.atesora.es) y fundador de Lider-haz-GO!(www.lider-haz-go.es).

El autor se define como un explorador del comportamiento humano, y en este momento reúne más de 4000 horas de experiencia en procesos de coaching con gran parte de las 200 primeras empresas multinacionales.

Coach profesional acreditado por AECOP, asociación perteneciente a la EMCC (European Mentoring & Coaching Council), y por la ICF (International Coach Federation), es uno de los diez mejores coaches españoles según la prestigiosa lista del Top Ten (www.toptenbusinessexperts.com).

Conferenciante habitual en congresos internacionales, es también profesor de varios máster de posgrado en el ámbito universitario.

Transatlántico

Transatlántico es la nueva novela de Colum Mc Cann publicada el pasado 6 de Mayo y que está teniendo una muy buena acogida por la crítica y ya es aclamada como una de las mejores novelas de este autor.

Colum McCann, escritor irlandés, compagina su carrera literaria con su trabajo como profesor de Escritura Creativa.

Traducido a más de 30 idiomas, McCann ha publicado artículos y relatos en numerosos medios internacionales como The New York Times, Granta o La Republicca.

McCann ha ganado numerosos premios entre los que destacan el National Book Award, el Pushcart Prize o el Rooney.

De entre su obra habría que resaltar novelas como A este lado de la luz, Zoli o Que el vasto mundo siga girando, obra cuyos derechos ya han sido vendidos para una adaptación cinematográfica.

Con Transatlántico ha escrito un fresco vertiginoso que abarca tres siglos, una proeza literaria que demuestra cómo el coraje y la esperanza pueden transmitirse de generación en generación y vencer el paso del tiempo.

transatlantico_9788432222832

Sipnosis:

1919. Dos jóvenes pilotos asombran al mundo al realizar el primer vuelo transatlántico sin escalas, desde Terranova, en Canadá, hasta Irlanda. En el avión viaja una carta firmada por la reportera Emily Ehrlich, una carta que tardará casi un siglo en ser abierta y cuyas palabras encierran el destino de cuatro generaciones de mujeres.

Sin duda, yo me la apunto como una de mis próximas lecturas. ¿Y tú?

 

Javier Marías

javiermariaspensativo

Javier Marías nació el 20 de septiembre de 1951.

Pasó su niñez e infancia en los Estados Unidos, donde su padre, el filósofo Julián Marías, represaliado por el régimen de Franco, era profesor de universidad.

A su regreso a España, estudió en el Colegio Estudio, y se licenció en Filosofía y Letras en la Universidad Complutense de Madrid, especializándose en Filología Inglesa. Tras pasar un año en París, publicó su primera novela en 1970, y más tarde vivió en Barcelona, trabajando como asesor literario de la editorial Alfaguara, al tiempo de publicar relatos en el Diario de Barcelona. En 1982 comenzó a dar clases de Literatura Española en la Facultad de Lenguas Modernas y Medievales de la Universidad de Oxford, en donde continuó tras un paréntesis como profesor en el Wellesley College de Boston. De vuelta a Madrid, fue profesor de Teoría de la Traducción en su Universidad Complutense, todo ello continuando con su actividad de creación literaria y su trabajo como traductor. Desde el año 1994, colabora habitualmente en el Suplemento Semanal de El País. Desde el año 2006, es miembro de la Real Academia Española de la Lengua.

Ha obtenido numerosísimos premios entre los que se encuentran el Nacional de Traducción en 1979, el Herralde de 1986, el de la Crítica en 1993, el Rómulo Gallegos de 1994, el Fastenrath en 1995 y el Nacional de Narrativa de España en 2012 gracias a su novela, Los enamoramientos.
 Sus novelas son:

  • Los dominios del lobo (1971).
  • Travesía del horizonte (1973)
  • El monarca del tiempo (1978)
  • El siglo (1983)
  • El hombre sentimental (1986)
  • Todas las almas (1989)
  • Corazón tan blanco, Anagrama (1992)
  • Mañana en la batalla piensa en mí (1994)
  • Negra espalda del tiempo (1998)
  • Tu rostro mañana (compilación de las tres siguientes obras, publicada en 2009):
    • 1. Fiebre y lanza (2002)
    • 2. Baile y sueño (2004)
    • 3. Veneno y sombra y adiós (2007)
  • Los enamoramientos (2011)

Sus relatos son:

  • Mientras ellas duermen (1990, 10 cuentos; edición ampliada en 2000 con 4 más)
  • Cuando fui mortal (1996, 12 cuentos)
  • Mala índole (1998, Plaza & Janés).
  • Mala índole. Cuentos aceptados y aceptables (2012)

También ha escrito artículos, ensayos y literatura infantil.

Yoko Ogawa

owaga

Yoko Ogawa nació en Okayama, en la prefectura homónima, y se graduó en la Universidad Waseda. Actualmente vive en Ashiya, Hyogo, con su marido y su hijo. Desde 1988 ha publicado más de obras de ficción y no ficción. Su novela La fórmula preferida del profesor ha sido adaptada al cine. En el año 2006 escribió Una introducción a las matemáticas más elegantes del mundo con Masahiko Fujiwara, un matemático, como un diálogo sobre la extraordinaria belleza de los números.

La película L’Annulaire (El anillo anular), dirigida por Diane Bertrand y protagonizada por Olga Kurylenko, estrenada en Francia en el año 2005, está basada en la obra de Yoko Ogawa, Kusuriyubi no hyōhon (薬指の標本).

El escritor Kenzaburō Ōe ha dicho: “Yoko Ogawa es capaz de dar expresión a los elementos más sutiles de la psicología humana en una prosa sutil pero penetrante.” La sutileza reside en parte en el hecho de que los personajes de Ogawa a menudo no parecen saber por qué actúan de la forma en que actúan.

Su estilo se basa en la acumulación de detalles, una técnica quizás más eficaz en sus obras breves; el lento ritmo de desarrollo en las obras más extensas requiere algún tipo de intervención “deus ex machina” para resolver las tramas.

Al lector se le presenta una profunda descripción de los protagonistas, en su mayoría, aunque no siempre, mujeres, cómo observan, sienten y razonan, reflejando la sociedad japonesa y especialmente el papel de las mujeres en ella.

El tono de sus obras varía de lo surrealista a lo grotesco y en ocasiones introduce elementos humorísticos, mostrándose psicológicamente ambigua e inquietante. Hotel Iris, una de sus obras más extensa tiene un contenido sexual más explícito que el resto de su obra.

Bernhard Schlink

índice

Bernhard Schlink (6 de julio de 1944, Bielefeld, Alemania) es un escritor y jurista alemán. En 1998 fue nombrado juez en la corte constitucional del estado federal de Renania del Norte-Westfalia y es profesor de historia de la ley en Universidad Humboldt, Berlín, desde enero de 2006.

Su carrera como escritor comenzó con novelas policíacas teniendo como protagonista a un personaje llamado Selb (juego de palabras con Yo Mismo); su primera novela se llamó Auto-castigo. Otra de sus novelas, El nudo gordiano, ganó el premio Glauser en 1989. En 1995 publicó El lector (Der Vorleser), una novela parcialmente autobiográfica sobre un adolescente que tiene un romance con una mujer mayor que desaparece súbitamente y luego se la reencuentra siendo estudiante de abogacía en un juicio a los criminales de la segunda guerra mundial. El libro se convirtió en un éxito de ventas en Alemania y fue traducido a 39 idiomas. La primera edición española apareció en el año 1997. Ganó el premio Hans Fallada, el premio Welt, el premio italiano Grinzane Cavour, el premio francés Laure Bataillon y el premio Ehrengabe de la Dusseldorf Heinrich Heine Society.

En 2008 el director británico Stephen Daldry realizó una adaptación al cine de El lector.

Lello e Irmão

imagesimages

La Librería Lello e Irmão también conocida como Librería Chardron (Livraria Chardron) o simplemente Librería Lello (Livraria Lello) es una librería situada en el centro histórico de la ciudad de Oporto, Portugal. Está ubicada cerca de la Torre de los Clérigos, un campanario de arte barroco, construido por Nicolau Nasoni.

La empresa se fundó en 1869 bajo el nombre de “Librería Internacional de Ernesto Chardron” (Livraria Internacional de Ernesto Chardron) en la Rua dos Clérigos. Tras la inesperada muerte de su fundador, a los 45 años de edad, se vendió a la firma “Lugan & Genelioux Sucessores”.

En 1881, José Pinto de Sousa Lello estableció una librería en la rua do Almada.

En 1894 Mathieux Lugan vendió la antigua Librería Chardron a José Lello que, en asociación con su hermano, António Lello, renombró la librería a “Sociedade José Pinto Sousa Lello & Irmão”, cambiándose el nombre en 1919 por “Livraria Lello e Irmão” (Librería Lello y Hermano).

El actual edificio fue construido por el ingeniero Francisco Xavier Esteves y fue inaugurado en 1906. A la ceremonia de inauguración asistieron personalidades como Guerra Junqueiro, Leite de Vasconcelos y Afonso Costa.

Enrique Vila-Matas la describió como “la librería más bonita del mundo”, y en 2008 el periódico inglés The Guardian la calificó como la tercera librería más bonita del mundo. En ella se han rodado varias escenas de películas de la saga de Harry Potter.